Un Camino ligero de equipaje

Una de las enseñanzas más importantes de ser peregrino es que he aprendido a vivir ”ligero de equipaje”, que es como se ha de hacer el Camino.

En mi primer Camino, hace ya 32 años, me recomendaron llevar un spray para refrescar los pies, tras la jornada del camino. Nunca lo llegue a utilizar; tras cargar con él durante 550 kilómetros, al llegar a Santiago lo tiré a la basura. Esta anécdota me ha enseñado que en el Camino, como en la vida, es fundamental peregrinar con muy poco peso, tanto físico como psicológicamente.

Recuerdo otro Camino en el que me llevé a 30 profesionales de un colegio. Al ir a coger el autobús a Sarria observé a una joven profesora que traía una maleta muy grande. Le pregunté que donde iba con tanto peso, y me contestó que no importaba porque lo llevaba la furgoneta de apoyo.

La mayoría viajamos por la vida nada ligeros de equipaje, tanto de cosas como emocionalmente. ¿No sería muy recomendable reflexionar y preguntarnos porqué le tenemos tanto apego a las cosas?

El Camino me ha enseñado a vivir con muy poco, a ser lo que ahora se llama “minimalista”, que no es otra cosa que lo que nuestro Señor Jesucristo le dijo al joven rico cuando este le preguntó que tenía que hacer para ser perfecto: “vete, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y después ven y Sígueme”

He llegado a la firme convicción de que, cuanto menos tenemos, más libertad y plenitud sentimos, porque no es cierto que nosotros poseamos las cosas, sino que, en realidad, son las cosas las que nos poseen a nosotros.

La felicidad es muy sencilla, lo difícil es ser sencillo.

Buen Camino

Peregrinar en verano

Estamos en pleno mes de agosto. Como planteaba en la anterior entrada, el mes con más peregrinos que llegan a Santiago, pero quiero ayudaros a decidir si este es el mejor mes para peregrinar a Santiago.

En primer lugar, ninguna época es mejor que otra para hacer el Camino. Lo importante es organizarlo bien. Lo cierto es que, en verano o en invierno, la climatología puede ser un factor importante a la hora de decidirnos por las fechas en las que vamos a emprender nuestra peregrinación, sin duda lo importante es hacerla porque cada estación tiene su encanto especial.

He hecho el Camino en todas las épocas y estaciones del año, y cada una es diferente. Sin embargo, el verano es la época con más peregrinos, y ello porque es el momento en el que la mayoría de la gente dispone de tiempo para disfrutar la ruta jacobea.

A esto se suma que el 25 de julio es el día de Santiago, lo que significa que nos encontraremos con muchísima gente, y muchos de ellos, sobre todos jóvenes, quieren llegar para vivir las fiestas.

En cuanto a la climatología, nos aseguramos buen tiempo, salvo alguna tormenta esporádica. Recuerdo un camino en pleno mes de julio en la que tuvimos una granizada en la que recogimos granizo del tamaño de un huevo de gallina.

Sin embargo, nos puede causar problemas las altas temperaturas, por lo que debemos equiparnos con ropa con buena transpiración y con una cantimplora para hidratarnos continuamente, y recordarlo siempre, una mochila con muy poco peso . Recordar que tampoco las fuentes de agua abundan en algunos caminos, sobre todo en el francés, especialmente desde Sarria.

Otra dificultad que podéis tener en esta época es el alojamiento. Nos puede jugar una mala pasada si lo que buscamos es un albergue público, al ser la época en la que más personas realizan el Camino (sobre todo el Francés).

Es normal ver a peregrinos que comienzan a andar a las 5 de la madrugada, para llegar a las 10 de la mañana al siguiente albergue en el que piensan pernoctar y esperar la cola para hospedarse, porque no se puede reservar en los albergues públicos, aunque este año, con el COVID, parece que la Xunta si admite la reserva en sus albergues.

Es muy probable que los albergues estén a rebosar, y que por miedo a quedarnos sin plaza nuestro camino se convierta en una auténtica carrera, con el objetivo de llegar pronto al alojamiento. A mi me ha ocurrido que en algunas ocasiones, cuando he llegado a la Catedral de Santiago, tuviera dudas se si había hecho el Camino de Santiago o la Carrera a Santiago…

Por ello, te recomiendo que reserves en un alojamiento privado, antes de emprender tu peregrinación.

Con todo esto, no quiero desilusionarte si has decidido hacer el Camino en verano, sólo avisarte de que, si así lo has decidido, pues has hecho muy bien, pero evitar hacer el Camino francés, o incluso el portugúes, porque hay otros muchos con menos peregrinos e igual de atractivos, o más. No te decidas por unos de estos dos caminos porque sean los que más facilidades y servicios ofrecen a los peregrinos, porque en la Edad Media no tenían tantas posibilidades, y yo he hecho caminos en los que he tenido que dormir en soportales de iglesias o en la misma calle, y no ha pasado nada.

Buen Camino

Peregrinar en tiempos de pandemia.

Comienza el mes de agosto. Es el mes en el que tradicionalmente deciden hacer el Camino De Santiago un mayor número de peregrinos.

Este año, sin embargo, es muy especial. Vivimos en tiempos de pandemia, pero esto no significa que no se pueda hacer el Camino. Precisamente, este verano no se prevé que haya grandes aglomeraciones en el Camino, y por eso puede ser ideal hacer tu primer camino en este momento.

Aquí os adjunto información con recomendaciones, sobre como peregrinar en estos momentos, emitido por el Consejo Jacobeo.

Feliz día de Santiago Apóstol

El 25 de julio es la fiesta de Santiago Apóstol, fecha que conmemora la identificación de los restos del apóstol en Santiago de Compostela, un 8 de junio de 1884, siendo papa León XIII.

Santiago el de Zebedeo, hermano de San Juan Evangelista, uno de los apóstoles preferidos del Señor, tiene unos vínculos muy estrechos con España, pues desde antiguo se asumió que había evangelizado territorios de la península ibérica, y por eso es el Patrón de España, así como del arma de Caballería.

Este año la festividad no coincide con domingo, por lo que no es Año Santo, pero el año que viene si lo será, si quieres saber más de que significa un año Jacobeo, pincha aquí: https://peregrino247.com/que-es-un-ano-jacobeo-y-la-indulgencia-plenaria/

esta es la oración después de la comunión que en la Santa Misa se recita, me parece tan bonita que aquí os la pongo:

“Al darte gracias, Señor, 
por los dones santos que hemos recibido 
en esta solemnidad de Santiago, apóstol,
patrono de España,
te pedimos que sigas protegiéndonos siempre
con su poderosa intercesión.
Por Jesucristo, nuestro Señor.”

Buen Camino