Caminos para peregrinar

¿Que camino elijo?

Esta es la primera pregunta que me hacen todos los que piensan hacer el Camino de Santiago. No sabemos donde comenzar.

Y yo siempre aconsejo lo mismo: el Camino hay que hacerlo desde casa, que es desde donde salían todos los peregrinos a lo largo de la historia.

Recuerdo a un peregrino aleman que conocí cerca de Santiago de Compostela, al que le pregunté de donde había salido, y me contestó, un poco enojado, que de donde iba a salir, de su casa. Llevaba 2800 km andados. También me dijo que no existía ninguna peregrinación en el mundo que comenzara en lo alto de una montaña, seguramente refiriéndose con ello a que muchos peregrinos que comienzan el camino francés comienzan en Roncesvalles.

Sin embargo, soy consciente de lo difícil que puede ser comenzar el Camino de Santiago desde tu propia casa, aunque para mi de los mejores que he hecho han sido aquellos que abrí la puerta de mi casa, cerca de Madrid, y me encamine en dirección a la tumba del apóstol.

Lo primero que tienes que considerar es el tiempo que tienes para hacer el Camino. Te recomiendo al menos una semana, que es lo mínimo para llegar a tu punto de partida, caminar los 100 kilómetros mínimos para obtener la Compostela – 200 kilómetros si haces el Camino en bicicleta- , y regresar a tu casa.

¿Cuando hago el Camino?

También es importante decidir el camino en función de la época que vas a peregrinar. Sin duda, las mejores épocas son en primavera y otoño, por las temperaturas, pero también tienen sus desventajas, porque tienes que tener en cuenta las horas de luz. A mi personalmente no me gusta caminar de noche, aunque en ocasiones lo he tenido que hacer.

Te desaconsejo totalmente que peregrines en verano a Santiago de Compostela por el camino francés, porque está completamente masificado. Este es un camino que recomiendo para principios de la primavera o en otoño, pero no en verano.

Para mí, el mejor itinerario, si no sales de casa, es la vía de la Plata, porque no está nada masificado, y es un camino que no pasa, sobre todo en sus últimos kilómetros, por grandes localidades.

Existen muchas páginas en internet con las que puedes organizar las etapas, albergues, etc. Algunas las recomiendo en la sección de páginas web amigas.

En todo caso, si quieres alguna ayuda más personalizada, no dudes en escribirme a través del formulario de contacto.

¡Buen Camino!